ACCIONGAY

La Corporación Chilena de Prevención del SIDA (ACCIONGAY) Surgió en el año 1987, debido al interés de un grupo de amigos gay por ocuparse del VIH/SIDA, dentro de un contexto nacional en el cual la incipiente epidemia del SIDA era o ignorada o descartada como un problema sólo de determinados grupos de riesgo. Habiendo sido nombrada de esta forma, no les quedó otra que reaccionar.

En la actualidad, ACCIONGAY es una institución consolidada, de amplia experiencia educativa y en constante expansión. Esto no se ha dado sólo por gusto, sino porque las necesidades así lo han requerido. Los servicios de Salud no están preparados para atender adecuadamente a la cantidad de personas que consultan y no logran abarcar adecuadamente todos los aspectos de la epidemia a nivel local y nacional.

El trabajo de la Institución se enmarca en el reconocimiento del derecho de las personas a tomar decisiones sobre su propia vida, en la idea de que cada ser humano goza de derechos en el manejo de su vida y su comportamiento. Muchas personas no disfrutan de este derecho; por diferentes razones, no tienen acceso a la información vital para su salud; o la información a la cual tienen acceso o las formas utilizadas para enseñarla no son relevantes para el contexto de sus vidas. Asimismo, muchas personas informadas al respecto, no llegan a actuar en concordancia a esta información, porque no son libres de disponer de su propia conducta o no han tenido el aprendizaje necesario; tampoco existen suficientes servicios para llevar a cabo estos aprendizajes y para atender a las necesidades múltiples de las personas en búsqueda de una vida sexual sana.

La Corporación propone reforzar en las personas el desarrollo de sus conocimientos, su auto-observación y autocontrol y su capacidad de tomar decisiones, contribuyendo a que cada una de ellas se perciba como poseedor de derechos y protagonista de su salud y su vida. Del mismo modo, incentiva a los individuos a juntarse con otros, de distintas formas y en la instancia que les parezca, en pro de la permanente movilización de la sociedad civil para proteger sus derechos y satisfacer sus necesidades.

Sabemos que el tema del VIH/SIDA y la sexualidad no pueden ser tratados de forma unilateral, es decir sólo desde el ámbito médico, sino que debe ser abordado desde sus tres vertientes, ninguna menos importante que la otra: BIO-PSICO-SOCIAL.