CODEPU, condena el crimen del artesano y malabarista Francisco Andrés Martínez Romero, ocurrido en la ciudad de Panguipulli.

Las más altas autoridades del Estado, el Gobierno, el Ministro del Interior y el Alto Mando de Carabineros deben asumir sus responsabilidades ante el crimen cometido. Exigimos investigación exhaustiva y que quienes resulten responsables por acción u omisión asuman las penas que corresponden.

Es inaceptable lo ocurrido. El crimen de Francisco se suma a la larga lista de violaciones a los derechos humanos ocurridas en nuestra historia. Es inaceptable que cualquier acción policial derive en abuso, muerte y violación a los derechos humanos.

No dudamos en afirmar que lo ocurrido s el resultado de una violencia institucional. El control de identidad y el no cumplimiento de los protocolos tiene sus raíces en la persecusión sistematica a pueblos, a expresiones culturales diversas y formas de vida diferentes a lo establecido.

Solidarizamos con la familia y los amigos de Franco, un artista callejero, un jóven sencillo cuyo crimen recae en Carabineros, una institución desprestigiada que se encuentra bajo las ordenes de las máximas autoridades del Estado.

Comprendemos el dolor y la impotencia de la población de Panguipulli que en un gesto de dignidad se manifestó ante el desprecio por la vida. Las movilizaciones sociales y populares exigiendo Justicia adquieren plena validez.

CODEPU

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *