Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales

Urge una Política de Niñez donde el Estado y el Gobierno concuerden por el interés superior del niño

(*Fuente: Foco Social) En el caso el SENAME, ya es conocido que la Sra. Marcela Labraña con el conjunto de sus equipos ha resuelto que la línea programática de los Programas de Prevención Comunitaria (PPC) deben finalizar el 31 de marzo 2015. Esta decisión, después de haber trabajado en forma conjunta en las bases técnicas […]

(*Fuente: Foco Social)

En el caso el SENAME, ya es conocido que la Sra. Marcela Labraña con el conjunto de sus equipos ha resuelto que la línea programática de los Programas de Prevención Comunitaria (PPC) deben finalizar el 31 de marzo 2015. Esta decisión, después de haber trabajado en forma conjunta en las bases técnicas para una nueva licitación que nunca se realizó (1).

La razón que siguen dando es que “estos programas no debieran estar en el SENAME porque su tarea es asumir las vulneraciones graves y especialmente aumentar cobertura, a través de las OPD y los PPF”. Dejando claridad que en muchos casos la cobertura no necesariamente significa calidad y/o proceso en la atención a niños y niñas. Hay diferencias entre dar una charla en una escuela sobre los derechos de los niños y niñas, tarea que sin duda hay que hacer, a trabajar desde la comunidad en enfoque de derechos, mediante procesos participativos y de acompañamiento personal a niños y niñas en contextos de vulneración con las redes y sus familias.

En primer lugar, las evaluaciones realizadas por el mismo SENAME de los procesos desarrollados por los PPC dan cuenta de dos elementos esenciales, entre muchos:

– La participación de los niños y niñas, que han sido mostrados como exitosos hacia el Comité de Ginebra por el cumplimiento de la Convención y donde los PPC han sido protagónicos.

– Que este dispositivo comunitario de trabajo con la niñez en sectores de vulneración colectiva logra menor ingreso a programas de mayor complejidad.

Todo esto es avalado por “Trabajadores del SENAME y supervisores”, a quienes no se les escucha para asumir sus responsabilidades como garantes de lo que han facilitado.

El Consejo de Infancia ha reconocido que, en la oferta programática de niñez en Chile, este Programa es necesario porque trabaja las redes territoriales, asume la integralidad del trabajo con las familias, las redes de la población y el fortalecimiento del tejido social que contribuye a generar mecanismos de promoción y protección de los niños y niñas en sus comunidades.

¿Por qué un servicio que evalúa bien un programa no se hace responsable de lo que ha desarrollado y coordinadamente impulsa con otros (Ministerio de Desarrollo Social, Consejo de Infancia, Ministerio de Justicia) una propuesta para lograr que esta línea única siga desarrollando procesos desde la base social?

En reunión con la Dirección Regional (2) se nos hace un reconocimiento a la trayectoria de la corporación La Caleta y se nos comunica que se abre la postulación a un Programa de Prevención Focalizada (PPF) para que postulemos. A ello manifestamos que consideramos oportuno que haya un PPF, pero que es complementario con lo que hace un PPC. Por lo tanto, seguimos planteando lograr que haya una voluntad política, coordinada, para que éstos continúen.

Esto no necesariamente habla de calidad de la atención, de pertinencia cultural y de fomento para que la comunidad asuma su rol de garante de derechos. Ello requiere trabajo de base, que los profesionales estén en lo cotidiano en las comunidades y que la legitimación de lo que se hace sea asumido por las comunidades y sus familias.

Todo este proceso es absolutamente institucionalizado de parte del SENAME, con una falta de respeto hacia “los colaboradores”, no reconociendo la trayectoria, no buscando de común acuerdo- mediante la participación de propuestas que posibiliten dar continuidad y complementariedad a lo que debemos seguir haciendo- que es aumentar cobertura y a la vez seguir trabajando en la base social, especialmente en zonas de mayor vulneración de derechos.

Pero sabemos también que la universalidad de promoción y ejercicio de derechos, a través de un sistema de garantía de derechos, una Ley que legitime al niños y las niñas como sujeto social y un defensor de la niñez, crearán un marco al cual el SENAME debe adecuarse y no avanzar en sí mismo tomando medidas por su propia cuenta.

La Sociedad Civil tiene el derecho de participar en todas las instancias que aporten los saberes y experiencias en lo que respecta, en este caso, a la promoción y protección de los niños y niñas.

Para ello, el reconocimiento, el generar espacios de diálogo conjunto y especialmente el hacerlo coordinadamente con todos los implicados, dará lugar a una política coherente, de un actuar conjunto, delimitando pero complementando las actuaciones acorde a la identidad de lo que se realiza y, sobre todo, co-construyendo democracia desde todos los sujetos que son parte de este caminar.

Pedimos que se revierta la medida o que, al menos, se continúe hasta diciembre de 2015, buscando alternativas para que esta línea programática continúe y con las revisiones y cambios que sean fundamentales para que cumpla su objetivo y, por supuesto, con la participación de la sociedad civil y especialmente de los niños, niñas y adolescentes.

(1)    Las licitaciones de los PPC debiera haberse realizado en septiembre. Hicieron prórroga como medida de emergencia hasta el 31 de marzo de 2015.
(2)    viernes 23 de enero 2015.