11 de diciembre de 2012 Empresa argumentó inviabilidad económica

Presión social obliga a Agrosuper al cierre indefinido de su planta en Freirina

Varias semanas de movilizaciones terminaron por hacer desistir a los dueños de la empresa de seguir adelante con el proyecto. Situaciones como la de Freirina, Pelequén, Aysén o Punta de Choros evidencian que frente a comunidades organizadas y movilizadas el poder político o económico tiene que ceder posiciones

Vía Fundación Terram >>

Agrosuper, la empresa controlada por Gonzalo Vial, anunció ayer el cierre indefinido de su complejo industrial Valle del Huasco, en Freirina, tras varios días de protestas en la zona y tras analizar el efecto de las nuevas exigencias de la autoridad. En sesión extraordinaria, el directorio de Agrosuper fundamentó su decisión en que las nuevas exigencias hechas por la Resolución de Calificación Ambiental, en noviembre, restringen “sustancialmente la operación, dejando una limitada viabilidad económica y agrega incertidumbre a su desarrollo”.

La RCA limitó la capacidad de cerdos hembra permitidos en la planta, desde 150 mil a 30 mil, aunque dejó la opción de ampliar el número a 80.000. Según la compañía, para subir ese nivel requiere invertir otros US$ 100 millones.

Pero el factor decisivo en la decisión fue la serie de protestas realizadas en la zona por el levantamiento de la prohibición de funcionamiento de la planta y que suman cinco días.

En un hecho esencial enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros, Agrosuper aludió a los desórdenes. “Nuevamante se ha bloqueado el acceso (a la planta) por parte de violentistas, quienes además han atacado las instalaciones produciendo graves daños y poniendo en peligro la integridad física y bienestar de los trabajadores de la empresa”, dijo. Ello, agregó la empresa, la exponía a nuevas contingencias ambientales.

“Es una acumulación de factores”, dijo un personero de la firma. “La situación se excedió”, agregó.

Agrosuper anunció que hará una “completa evaluación del proyecto para determinar su viabilidad en este nuevo escenario” e indicó que el cierre se llevará a cabo “en el más breve plazo posible, de modo responsable y de acuerdo a la capacidad de faena existente en el país”.

Según el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, hasta el 2 de diciembre las existencias totalizaban 19.557 reproductores y 178.174 animales en destete y venta.

La decisión de Agrosuper sorprendió en el gobierno, donde asumen que la empresa está presionando por una flexibilización de las últimas exigencias ambientales impuestas. En La Moneda consideran inexplicable el cierre, toda vez que el gobierno ya había decidido pagar el costo político de la normalización de operaciones y que la situación no se había descontrolado. “El acceso a la planta estaba garantizado”, dicen desde el Ejecutivo.

Historia del proyecto

El proyecto, que pretendía faenar siete millones de cerdos al año, exigía US$ 800 millones. A la fecha se han invertido US$ 500 millones.

El 22 de mayo de este año, el Ministerio de Salud decretó alerta sanitaria en Freirina y tres días después ordenó el cierre temporal de la planta, luego de los reiterados episodios de malos olores y mortandad de cerdos que se generaron en el lugar.

Desde esa fecha, la planta trabajó en subsanar las deficiencias, hasta el 29 de noviembre, cuando se levantó la prohibición de funcionamiento. El complejo tiene más de 450 trabajadores. La firma agradeció ayer “a todos quienes colaboraron para que este proyecto se desarrollara y lamenta el impacto negativo que esta situación tendrá para el desarrollo de la región y sobre las fuentes de trabajo”.

La noticia en los medios:

 

Categoría: Noticias

Un comentario

Referencias en la web

  1. [...] Ciudadanía obligó a cierre de Agrosuper en Freirina [...]

Comenta

Conectar con Facebook