Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales

Organizaciones forman plataforma de participación ciudadana

El 22 de marzo más de treinta representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil se reunieron en el Taller de Trabajo con el objetivo de constituir una Plataforma que permita crear una agenda de incidencia para impulsar las iniciativas del informe del Consejo Nacional de Participación Ciudadana (CNPC).

El encuentro fue convocado por diversas organizaciones de la sociedad civil como son la Asociación Chilena Organismos No Gubernamentales, ACCIÓN; Fundación Base Pública; Fundación Ciudadano Inteligente; Red de Voluntarios de Chile; Comunidad de Organizaciones Solidarias, COS; Fundación Poder Ciudadano y Chile Cosoc (Consejos de la Sociedad Civil).

Para comenzar se dio cuenta la conformación y funcionamiento del Consejo que tuvo como misión asesorar a la ex presidenta Michelle Bachelet sobre la institucionalización de la participación ciudadana y se revisó el informe emanado. En esta etapa se contó con las exposiciones de Marcela Guillbrand de la Red de Voluntarios de Chile, Daniel Oyarzún de la Mesa 20.500 y Leonardo Moreno de la Fundación para la Superación de la Pobreza, ex consejeros del CNPC.

Recordemos que el CNPC se conformó el 14 de enero de 2016 después de una amplia convocatoria y contó con 22 consejeros presididos por el académico Gonzalo Delamaza. Su objetivo fue desarrollar una propuesta de reforma legal que permitiera el reconocimiento de la participación ciudadana como derecho, a través de un gran diálogo a nivel nacional, por lo que sesionó a lo largo de todo el país con representantes del gobierno y organizaciones de la sociedad civil.

Después de este inicio, la organizaciones iniciaron un debate ciudadano sobre el funcionamiento y monitoreo de esta institucionalidad. Marcela Guillibrand sostuvo que “la participación ciudadana necesita el marco legal pero también el compromiso de la sociedad civil”.

Por su parte, Miguel Santibáñez, Director Ejecutivo de ACCIÓN indicó que hay que reevaluar algunos conceptos, cuando la realidad del país está enfrentada a una serie de crisis y choques de discurso: “Por un lado tenemos un tejido social que se está activando cada vez más, pero no se toca con la institucionalidad. Entonces la institucionalidad está totalmente aletargada, está declinando y a la gente no le interesa. Allí hay una necesidad de correr el cerco y avanzar en lo que se entiende por participación”.

Para finalizar se desarrolló un trabajo de equipo donde se comenzó a formar las bases para crear una agenda conjunta de incidencia. Los grupos de trabajo apuntaron a la constitución de una red de la sociedad civil para una mayor articulación y fuerza colectiva. Otros temas que surgieron fueron la formación, el trabajo local, la ley de donaciones y el financiamiento a las organizaciones de la sociedad civil como eje para fortalecer la democracia.

Al cierre Nicolás Cruz, director Ejecutivo de Base Pública, concluyó que “Es importante mantener este espacio activo. Debemos fortalecer la confianza entre nosotros, la sinergia positiva. Tenemos que empezar a conversar, a reunirnos, a desprejuiciarnos. Si este grupo se mantiene activo, enfocado y capaz de generar nuevas alianzas, podemos lograr un fortalecimiento tal que sea capaz de incidir no sólo en este momento histórico sino en otros que vivirán las nuevas generaciones”.