Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales

#Agenda2030 #ODS13:

Cambio climático en América Latina: Migración, pobreza y seguridad alimentaria

Diversos expertos se reunieron en la sede de la CEPAL para dialogar sobre los desafíos que América Latina tiene por delante, en relación a los efectos que el cambio climático está produciendo en el planeta, y cómo estos están siendo abordados desde los gobiernos, la sociedad, las empresas y principalmente, los medios de comunicación.

¿Cómo instalar el tema del cambio climático en los medios de comunicación sin ser alarmistas o generar pánico? Fue una de las preguntas que generó eco en los asistentes al seminario/taller: “Cómo aplicar los ODS a la agenda periodística: Profundizando en la Acción por el Clima, un objetivo transversal”, realizado el 25 y 26 de octubre en la sede de la CEPAL de Santiago de Chile.

Es una interrogante que genera bastante debate, ya que para algunos científicos es innegable que el planeta está atravesando por un período de calentamiento global, el cual acarrea consigo múltiples escenarios; escases hídrica y alimentaria, sequía, deforestación, cambios en el clima, subida de los niveles del mar, entre otras causas. Todos estos fenómenos, según expertos en la materia, están interrelacionados, directa o indirectamente, con factores sociales, como la migración, pobreza, contaminación y enfermedades.

No obstante, organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), no necesariamente ponen al cambio climático como el causante principal de estos fenómenos, pero si como un hilo conductor que está presente: “Las estimaciones son muy inciertas y muy amplias, es difícil llegar a un solo factor, además, la frontera entre cambio climático y variabilidad climática es muy difícil de dilucidar”, explica José Javier Gómez, oficial de Asuntos Ambientales, División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL.

Sin embargo, reconocen las consecuencias del cambio climático. Un ejemplo claro de esto es la subida del nivel del mar, el cual ha ido en aumento en las últimas décadas: “La única consecuencia que es directa e indiscutible del cambio climático, es la subida del nivel del mar”, asevera José Javier Gómez.

Realidad difícil de negar, puesto que varios estudios afirman que de aquí al 2100 el nivel del mar va a subir un metro.  Esto significa que cerca de 42 países están en riesgo por el aumento de las aguas, la mayoría son pequeños estados insulares cercanos a la costa, pero eso significa que muchas personas tendrán que migrar y abandonar sus hogares: “En 2050 se estima que entre 50 y 350 millones de personas van a migrar por consecuencias del cambio climático, y entre 1.000 y 2.000 millones sufrirán escasez hídrica”, enfatiza José Javier Gómez, oficial de Asuntos Ambientales, División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL.

Jorge Meza, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), afirma que el cambio climático está teniendo un impacto en la vida de las personas, tanto a nivel migratorio como alimenticio, principalmente en aquellas que habitan en zonas rurales y que dependen de la agricultura y la pesca: “Existe un cambio climático que está teniendo impacto en la agricultura, y por ende en la seguridad alimentaria de varios países de la región. Un tercio son personas que viven en situación de pobreza. El impacto del cambio climático va a afectar fuertemente en los más vulnerables”.

La pobreza es otra de las consecuencias que está relacionada con los efectos del cambio climático en la región. El 23% del daño ocasionado por el cambio climático se manifiesta en el sector agropecuario, de este sector el 54% se encuentra por debajo de la línea de la pobreza, o sea cerca de 11 millones de personas en la región. Esto podría incrementarse, si la sequía y la falta de agua sigue produciendo pérdida de empleos, tierras y desplazamientos humanos: “El 80% de las pérdidas que se originan por la sequía corresponden a problemas del sector agropecuario. Esto responde a que el modelo de producción agrícola que predomina hoy en día, no es adecuado para los retos que enfrenta el sector agropecuario del siglo XXI”, advierte Jorge Meza de la FAO.

No obstante, a pesar que el mundo está viviendo actualmente un aumento de migración a gran escala, aún muchos países no se aventuran en clasificar como “refugiados climáticos” a las personas que llegan a sus fronteras, esto debido a que ese concepto no existe legalmente en ningún país: “No existe el refugiado climático como un concepto legal, no está ese estatus a escala global. Es gente que se considera que se está moviendo como consecuencia de cambios en el clima, pero también acarrean otros factores, políticos, religiosos etc.”

Desde la otra vereda, ecologistas y científicos, son enfáticos en asegurar que el cambio climático no es un fenómeno azaroso, sino que es efecto de la actividad humana: “No hay ninguna posibilidad que el cambio climático sea algo natural, es efecto humano”, afirma Roberto Rondanelli, climatólogo y académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile.

Por ello, advierten que es necesario educar y concientizar a la sociedad, especialmente a través de los medios de comunicación, sin que esto signifique ser alarmista, sino más bien tener la información adecuada que nos ayude a reaccionar a tiempo: “La cultura, la educación ambiental y la información, son la clave para salir de nuestra actual predicamento socio ambiental global. No podemos sólo quedarnos en “mitigar” y “adaptarse”, como dicen los organismos internacionales, hay que revertir y restaurar. El mayor desafío del momento es que la humanidad actúe en su conjunto como una sola para derrotar al cambio climático”, explica Juan Pablo Orrego, Ecologista y Presidente de la ONG Chilena Ecosistemas.